Volver a Comunicados

En menos de tres días para que las Cámaras de Diputados y Senadores autoricen el Presupuesto de Ingresos de la Federación 2011 y a casi 12 de que la Cámara de Diputados apruebe el Decreto de Egresos de la Federación para el mismo ejercicio, funcionarios de diversos niveles y ámbitos de gobierno, incluidos los responsables locales de los despachos educativos, realizan gestiones para incrementar los montos de los recursos de que dispondrán en el próximo ejercicio fiscal, en tanto que los partidos políticos con representación en el Congreso de la Unión, “se ponen de acuerdo” para determinar el monto de los impuestos que cubrirán los contribuyentes, diputados, miembros de la Comisión de Educación y Servicios Educativos de la actual legislatura aprueban en pleno de la misma, realizada el miércoles 13 de los corrientes, reformas constitucionales y reglamentarias que de autorizarse por el pleno tras seguir el trámite legislativo, establecerían el carácter obligatorio y gratuito para la educación media superior.

Aprobada en la sesión de la Comisión de manera unánime por los diputados presentes, lista para ser turnada al pleno de la LXI legislatura, los argumentos vertidos por los representantes populares coincidían al señalar que en la República Mexicana existiría “un universo de cuatro millones de jóvenes que egresan de las secundarias (en sus diferentes modalidades)... de las que “2 millones 600 mil jóvenes que ya no tienen oportunidad de seguir estudiando.”, argumentarían, por carecer de infraestructura, becas y recursos para la contratación de más y mejores maestros.”. Reconociendo que el nivel de escolaridad de los mexicanos es hasta seis años menor que la de otros países de Latinoamérica como Chile (sin incluir el nivel preescolar sólo obligatoria en México), urgieron a adoptar un compromiso que equipare el nivel de escolaridad a pesar de las graves limitaciones presupuestales que lo impiden actualmente.

Previamente, el 20 de abril de 2010, Baltazar Manuel Hinojosa Ochoa, diputado miembro de fracción Parlamentaria del PRI, habría propuesto un proyecto de decreto, turnado a comisiones, para reformar “el párrafo primero, las fracciones II, III, V y VI del artículo 3o. y el artículo 31, fracción I, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; así como los artículos 3o., 4o., 8o. y 9o., de la Ley General de Educación,” con finalidad de elevar a rango constitucional la obligación del Estado para prestar el servicio de educación media superior, imponer a los mexicanos, seguramente incluidas las mexicanas aunque la iniciativa las ignora, la obligación para que envíen a sus hijos a cursar la preparatoria o el bachillerato en planteles públicos o privados.


En la exposición de motivos, Baltazar Manuel argumenta: que “La educación es un derecho fundamental y un bien público,” que posibilita mejores condiciones de vida y es vía de movilidad social, razones por las que, señala, que “ la inversión educativa es el mejor medio para promover el desarrollo, la justicia y la equidad social. Para el que presenta la iniciativa, brindar oportunidades educativas de calidad a toda la sociedad” requiere “mejorar el sistema –educativo– en su conjunto, y diseñar estrategias centradas en la atención a los grupos de población más vulnerables.”. Señala que el sistema educativo requiere una profunda transformación “para lograr la construcción de un modelo educativo incluyente, equitativo y sustentable, que parta de reconocer la pobreza, la desigualdad social y la tremenda concentración del ingreso;”.

En abono a la exposición de motivos, Baltasar Manuel, aporta datos importantes a considerar, entre los que destacan los siguientes: “De cada 100 niños que entran a primaria, sólo 12 egresan de nivel superior.”. “96.9 por ciento de quienes tienen entre 15 y 29 años de edad sabe leer y escribir y el promedio de escolarización es ya, de casi nueve años.”. “diagnósticos presentados por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa y los informes presentados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos muestran que los egresados de nuestras escuelas tienen problemas para comprender lo que leen; escriben, pero no realizan operaciones mentales y gramaticales complejas; no redactan de manera fluida y revelan un bajo aprovechamiento en matemáticas.”. “La cobertura en la educación media superior alcanzó 4.06 millones de estudiantes en 2009 (de un universo de 6.65 millones de jóvenes), incluidas las modalidades propedéutica, bivalente y terminal; de la cual sólo 82.8 por ciento de la matrícula es atendida por la educación pública.”. “La iniquidad en la cobertura de la educación media superior es tal que, por ejemplo, en el DF es de 100.6 por ciento de la demanda y en Michoacán es de tan sólo 50.4 por ciento. Con la cobertura actual de educación superior, sólo se podría atender al 30 por ciento de los egresados de la educación media superior”. “Uno de cada cuatro estudiantes se pierde en la transición del primero al segundo grado de educación media superior y sólo 12 por ciento de la población que ingresa a primaria, termina estudios superiores.”.

Aspiración de muchos pero sobre todo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) quien desea tener más plazas para sus agremiados, –de las caras, una trabajadora(o) gana cuatro veces más que una(o) de básica, demanda estratégica es tiempos electorales, la ampliación de los años de escolaridad ha sido objeto de manipulación política dependiendo del papel que jueguen los actores políticos nacionales, pues, lo mismo la comparten cuando son oposición que la objetan cuando son gobierno como lo ejemplifica la demanda de ampliación de los servicios de educación preescolar, exigidos por el Partido Acción Nacional (PAN) y por otros institutos políticos más como oposición, pospuesto por el PAN–gobierno durante muchos años hasta el actual, en el que sólo se ha logrado atender a 70 por ciento de la demanda por falta de recursos presupuestales, infraestructura educativa y personal educativo que le atienda, la demanda de una educación preescolar universal y de calidad no deja de ser una aspiración lo mismo que la que plantea otorgar educación inicial desde el nacimiento. Asunto resuelto teóricamente por el diputado Hinojosa quien señala que “La estimación del gasto adicional tanto corriente como de inversión, para atender la demanda no satisfecha de educación media superior, en un escenario de evolución gradual que atendería el total de la demanda al cabo de cinco años, tendría un costo en el primer año de su implementación por 68 mil 411 millones de pesos. Aspiración real o sueños guajiros que se enfrentan en los hechos a una baja recaudación tributaria equivalente en 2011, al 11 por ciento del Producto Interno Bruto Nacional.