Volver a Comunicados

• Desde la Cámara aprobaremos los recursos suficientes para Seguridad Pública. Con relación al IV Informe de Gobierno que el primero de septiembre el Presidente de la República entregó por escrito al Congreso mexicano, el diputado federal Baltazar Hinojosa Ochoa, Coordinador de los Legisladores Tamaulipecos, se refirió a la posición inicial de su bancada sobre el documento que contiene la situación que guarda la Administración del país. Manifestó que “este es uno de los actos más relevantes que establece la Constitución en la relación entre los poderes de la República” y, a reserva del análisis profundo que el IV Informe merece, destacó los siguientes aspectos:

1. La economía nacional sigue rezagada.
A pesar de los avances que señala el Presidente, la creación de empleos y el crecimiento de la economía es todavía insuficiente. Miles de jóvenes no encuentran oportunidades, millones no tienen acceso a la educación media superior y superior, se precisa actuar ahí y reconocer el retraso. Las cuentas alegres en la economía deben evitarse sobre todo en un escenario en que la recuperación no está consolidada.

2. Una política socal limitada en sus resultados.
Si bien el avance en política social en cuanto a cobertura es significativo, por ejemplo, en lo que hace al seguro popular o a oportunidades, la calidad de los servicios deja mucho que desear y, lo que es más grave, la pobreza no cede. Todavía cientos de miles de mexicanos tienen que emigrar de su tierra para encontrar mejores condiciones de vida. En el Congreso haremos lo que nos corresponde para corregir esa política social y que ésta sirva a la gente y no a intereses partidistas.

3. La seguridad es una de las prioridades nacionales.
El Presidente refiere la lucha que todos los órdenes de gobierno han dado en contra del crimen organizado. Desde la Cámara de Diputados habremos de aprobar los recursos suficientes para mantener esta política pública, que conforme a la ley, es la primera responsabilidad del Estado.

4. Inversión en infraestructura.
El Presidente afirma que se lleva a cabo el más amplio programa de infraestructura de la historia, sobre todo en lo que hace a carreteras. No obstante, el rezago y los subejercicios de gasto han impedido que este importante detonador se refleje en el crecimiento y el empleo, en la misma magnitud que la afirmación presidencial. Es urgente apremiar al gobierno para que gaste, que lo haga bien y a tiempo.

Finalmente, dijo, reconocemos los avances, pero ponemos el acento en lo que falta. Han sido diez años en los que el país se ha estancado, por lo que urgen nuevas políticas públicas. “Desde el Congreso haremos nuestra parte”, concluyó.