Volver a Comunicados

Legisladores del grupo parlamentario del PRI se pronunciaron en contra de la desaparición de las secretarías de Turismo y la de Reforma Agraria, ya que no se trata de dar la impresión de que es un gobierno austero y descuidar áreas estratégicas para el país.

En conferencia de prensa, el diputado David Penchyna Grub comentó que no se trata de “desaparecer mágicamente secretarías para dar la impresión de que el gobierno federal es austero”, sino que cada organismo tenga el número justo de personas para desarrollar sus funciones y para ello existe la Ley Orgánica de la Administración Pública.

Sus correligionarios, Sebastián Lerdo de Tejada Covarrubias y Baltazar Manuel Hinojosa Ochoa coincidieron en que propondrán estrategias para mejorar el sistema económico del país y lograr ahorrar recursos con el fin de enfrentar la crisis que preocupa cada vez más a los mexicanos.

Refirieron que con tan sólo reducir el número de la alta burocracia en el país bastaría para crear un ahorro significativo de gasto, por lo que insistieron en que la desaparición de secretarias no es la opción.

Lerdo de Tejada Covarrubias puntualizó que su fracción parlamentaria le dará prioridad al crecimiento y el empleo, ya que México es la economía de América Latina más afectada por la crisis internacional, y “tenemos la obligación de tomar medidas urgentes para reactivarla”.

Asimismo, comentó que el paquete fiscal presentado por el gobierno federal tiene como único objetivo cuadrar las cuentas del Ejecutivo y no incluye ninguna medida que promueva el crecimiento y el empleo. Por el contrario, la creación y elevación de impuestos que propone ahondarán la más grave recesión económica que nuestro país ha sufrido en décadas.

El PRI, insistió, impulsará recortes en el gasto en la alta burocracia, para destinar estos recursos a la inversión en infraestructura y proyectos productivos que requiere el país sin elevar la carga tributaria de los que menos tienen. También hará una revisión a fondo de lo que actualmente se conoce como gasto comprometido o irreductible y la suspensión de programas que se han vuelto ineficientes o están duplicados.